Compartiendo

A medida que te mueves cara arriba, cara el cuarto centro que es el del corazón, tu vida se transforma en un compartir amor. El tercer centro ha creado la exuberancia de amor. Al llegar al tercer centro en la meditación, tienes tanta sobreabundancia de amor, de compasión, que deseas compartir. Esto sucede en el cuarto centro, en el corazón. Es por esto que, aun en el planeta ordinario, la gente considera que el amor viene del corazón. Para ellos es sencillamente algo que han escuchado; no lo conocen por el hecho de que jamás ha llegado a su corazón. No obstante, el meditador llega por último al corazón. Cuando ha alcanzado el centro de su ser, el tercer centro, de pronto una explosión de amor y entendimiento, compasión y gozo y dicha y bendición brota en él con una fuerza tal que golpea el corazón y lo abre. El corazón está sencillamente en medio de tus 7 centros: 3 centros por debajo, 3 centros por arriba; has llegado precisamente a la mitad.
Compartiendo  - Osho Zen Tarot
Compartiendo – Osho Zen Tarot

Comentario:

La Reina del Fuego es tan rica, tan reina, que puede permitirse el dar. Ni siquiera se le

ocurre hacer inventarios o bien guardar algo para después. Ella dispensa sus tesoros sin restricciones, admitiendo y dando la bienvenida como mucho diverso a fin de que participe en la exuberancia, en la fecundidad y la luz que le circunda.

Al sacar esta carta se te sugiere que asimismo estás en una situación en la que tienes la ocasión de compartir tu amor, tu alegría y tu risa, y al compartir hallas que te sientes aun más lleno.

No hay necesidad de ir a parte alguna o bien de hacer un esmero en singular. Te percatas de que puedes gozar de la sensualidad sin posesividad o bien ataduras, que puedes dar a luz a un pequeño o bien a un nuevo proyecto con un igual sentido de totalidad en la inventiva.

Todo lo que hay alrededor tuyo semeja como si se estuviese agrupando ahora. Disfrútalo. Enraízate en ello y deja que la exuberancia en ti y alrededor tuyo se derrame.


Cuando uno consigue conocer el cuarto centro ubicado en nuestro ser, uno consigue encontrarse con el corazón, una vez alcanzado este campo uno consigue transformar su vida en un compartir de amor. Esto consigue ocurrir merced al tercer centro que consigue crear esta cantidad exuberante de amor para poder dirigirla cara el exterior pudiendo de esta forma compartirla con todo aquel que se abra a percibir esta gran y cálida cuota energética.

Para conseguir este campo es esencial el camino de la meditación, cuando sostienes esta práctica y que consigues localizar esa gran cantidad de cariño y compasión va a ser el instante en el que verdaderamente no vas a poder obviar el compartimiento. Es por esta realidad que se da en todos que hasta para la realidad más ordinaria no cabe duda de que el amor viene desde el corazón. Esto no desea decir que todos consiguen entender esta realidad, muchos sencillamente lo aseveran por el simple hecho de solo escucharlo.

Cuando uno consigue este tercer centro es cuando uno se encuentra con un sinnúmero de amor y entendimiento, es cuando los conceptos relacionados con la compasión, los placeres y las bendiciones sirven para poder expandir una realmente fuerte energía que consigue pegar y abrir dicho corazón para poder expandir esta fuerte energía por los sobrantes seis centros del cuerpo, 3 ubicados cara arriba y 3 ubicados cara abajo, ahora te hallas justo en la mitad.

Vemos en la imagen de esta carta del Tarot de Osho la clara representación de la reina de Fuego, representa la riqueza de un poderoso fuego, de una fuerte energía que consigue dar sin aguardar a percibir nada a cambio.

Esta carta si es puesta en tu Tirada de tarot de Osho, meridianamente te enseña que te hallas en un instante en que verdaderamente tienes la ocasión de compartir tu amor, poder brindar esa alegría que tienes para poder contagiar a través de la sonrisa y al unísono poder localizar un sentimiento de totalidad total. Es el instante de que realmente te halles lleno. Es un instante donde tu psique asimismo se abre, donde aprendes a gozar de la sensualidad sin necesariamente estar atado al sentimiento negativo de posesividad. Es un instante donde las ataduras verdaderamente se liberan y puedes dar a luz toda esa energía preciosa. No se descarta la posibilidad de concebir a un pequeño o bien de adoptar alguien en tu familia, aprovecha ese instante de desarrollo personal para poder compartirlo con tus personas más próximas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tarot Osho Zen
error: Content is protected !!