03 – Aislamiento

Somos miserables pues estamos muy identificados con el ego. ¿Qué deseo decir cuando digo que continuamos demasiado en el ego? ¿Y qué sucede precisamente cuando continuamos demasiado en el ego? O estás en la existencia, o estás en el ego; no es posible estar en las 2 al tiempo. Estar en el ego significa estar apartado, estar separado. Estar en el ego desea decir transformarse en una isla. Estar en el ego significa dibujar una línea fronteriza alrededor tuyo. Estar en el ego significa hacer una distinción entre esto es lo que soy y eso es lo que no soy. La definición, el límite entre el y el no es lo que define el ego. El ego aísla y te congela: ya no fluyes más. Si fluyes, el ego no puede existir. De ahí que la gente se haya transformado prácticamente en cubos de hielo. No tienen ningún calor, no sienten ningún amor. El amor es caluroso y tienen temor del amor. Si el calor llega a ellos comienzan a derretirse y los límites van a desaparecer. En el amor los límites desaparecen; en el gozo asimismo desaparecen los límites, pues el gozo no es frío.
Aislamiento  - Osho Zen Tarot
Aislamiento – Osho Zen Tarot

Comentario:

En nuestra sociedad, a los hombres particularmente, se les ha enseñado a no plañir, a

poner un semblante duro en frente de situaciones que pueden herirles y a no enseñar que tienen dolor. Mas las mujeres asimismo pueden caer en esta trampa y todos , una vez o bien otra, hemos podido sentir que la única forma de subsistir consiste en ocultar nuestros sentimientos y emociones, a fin de no ser heridos otra vez. Si nuestro dolor es particularmente profundo, aun es posible que procuremos ocultarlo de nosotros mismos. Esto nos puede regresar fríos, recios, pues, en el fondo sabemos que una pequeña ruptura en el hielo puede liberar la herida y hacer que comience a circular hacia nosotros otra vez. Las lágrimas con el tono del arco iris de la cara de esta persona, tienen la clave para la rotura de este aislamiento. Las lágrimas y solamente las lágrimas tienen el poder de derretir el hielo. Está bien plañir, y no hay razón a fin de que te sientas abochornado de tus lágrimas. El plañir nos ayuda a liberar el dolor, nos ayuda a ser suaves con nosotros mismos y, por último, nos ayuda a curar.

El Aislamiento en el tarot Budista se relaciona muy con fuerza con las ramas del Ego. Este es un rasgo que acostumbra a aparecer mucho en la humanidad, cada persona tiene una forma personal de ver las cosas, y por mucho que es verdad que cada quien tiene el derecho de interpretar y escoger las cosas con total libertad, es ciertísimo asimismo que cada uno de ellos siempre y en toda circunstancia busca el beneficio propio. Cuando charlamos de un planeta que se halla dividido por muchas religiones, por muchas sociedades y civilizaciónes, charlamos de un planeta donde cada Ego procura imponerse sobre el otro, y esa es la triste verdad de la realidad.

Es de este modo que brota y se sostiene el Aislamiento, en el instante que uno adquiere esta visión uno busca estar en su espacio. Procura escaparse de toda esta realidad, opacándose, perdiendo su calor.

Cuando charlamos del Ego en el camino del Zen charlamos de estar solo como en una isla, distanciado de todos los otros y teniendo un propio límite en donde absolutamente nadie puede vulnerarlo. El significado del Ego se protege entre el límite de el y el no y es acá donde el nombrado como mal Ego puede aislar y congelar. Es cuando el individuo se atasca, es cuando no fluye más. Si uno se mueve y no se atasca uno no puede vivir con Ego, y es esta primordial realidad fría de miedos y desazones que llevó al hombre a tener tantas divisiónes como individuos, cada quien se queda en su Ego y no se dispone a desprenderse de él.

Por el contrario el Zen te recuerda la existencia del amor, el amor es caluroso, el amor no trae temores, con la aparición de este amor los límites desaparecen por el hecho de que aparece el placer, y este placer no es superficial, este placer consigue evadir la frialdad para conquistar todo corazón y toda razón.

Si observamos la carta del Tarot de Osho podemos ver a un semblante que se ha congelado como el hielo, que ha perdido su color, y que solamente reluce son las lágrimas de su dolor. Es una carta que llama a la reflexión, es una carta que si sale en tu Tirada de tarot te invita a que salgas de ese estancamiento en el que te hallas. Es el instante de enfrentar los miedos y de mirar cara delante, de sentite fuerte y alegre, de poder compartir la energía más cálida y poderosa de nuestro planeta, la energía del amor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tarot Osho Zen
error: Content is protected !!